jueves, 8 de enero de 2015

LA PUNTUALIDAD

Que eso de ser puntual me trae problemas  ya lo sè, pero es una condiciòn que viene conmigo creo que desde siempre, del dìa que me pusieron pañales por si acaso, una bombachita por si pasaba el por si acaso y me colgaron un chupete que fuè mi primer psicoanalista, pues la puntualidad no es una virtud, es una costumbre o una casualidad.Lo que sucede es que cuando llegamos temprano lo usanos como timbre de correcciòn y fuente de reproches.Hay tipos que son puntuales, son esos para quien la hora de la cita es un instante rìgido,lo esperan con el reloj en mano, como tomàndole el pulso a la incorrecciòn, y cuando la aguja cruza el minuto fatal empiezan a segregar bilis en cantidades navegables.
La puntualidad como dirìa Piolìn la ejecutan solamente los coroneles retirados, los jubilados como yo y las mujeres feas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada